El dolor dentro de una familia es muy fuerte al momento de perder a un ser querido y en muchas ocasiones los miembros de esta no tienen cabeza para pensar en otras cosas, como por ejemplo: el testamento o última voluntad del fallecido.

Es así que los beneficiarios de un testamento se olvidan de que tienen que llevar este documento a la corte local hasta diez días después de que la muerta ha sido declarada.

Una vez presentado el testamento en la corte, existen tres situaciones posibles que pueden ocurrir:

  1. Administración formal: Esto ocurre cuando la corte decide que el testamento es válido de acuerdo con la ley de Florida. Si esto ocurre, la persona nombrada como testamentario en el testamento tiene el poder de manejar los deseos del difunto tal como están escritos.
  2. Disposición sin administración: es una manera muy común de utilizar una parte del dinero de la herencia del difunto para pagar a la persona que realizó los gastos finales (funeral). Sin embargo, esta resolución sería dejada sin efecto, si el fallecido no poseía ninguna propiedad o bienes inmuebles y sus activos sobrantes no cubren los gastos finales o no se pueden utilizar para pagar las deudas adquiridas antes del fallecimiento.
  3. La administración sumaria: implica que un tribunal o corte debe intervenir. Usted debe comenzar este proceso presentando una “Petición de Administración Sumaria“, que indica que usted desea que el patrimonio sea entregado a los herederos del fallecido. Esta opción sólo es válida si el valor de los bienes es menor a $75.000 o la muerte ocurrió hace más de dos años.

Después de que el testamento haya pasado por alguna de estas situaciones, se hace efecto la entrega de bienes, patrimonios, cuentas, dinero, etc. Dentro de todo este proceso las personas pueden preguntarse si hay o no impuesto sobre la herencia en el estado de Florida.

Como es de conocimiento público, Florida no tiene impuesto sobre la herencia recibida; pero si tiene el impuesto sobre el patrimonio de la persona que murió. Es decir, que después de la muerte, todavía existen los impuestos sobre los bienes o propiedades del fallecido. Sin embargo, existe una exención de $ 5 millones que libera a la mayoría de personas fallecidas de tener que pagar los impuestos de sus propiedades aun estando sin vida.

Si alguien muere en Florida con menos del monto de la exención, su patrimonio no deberá ningún impuesto federal y tanto los herederos como beneficiarios recibirán la propiedad libre de impuestos. Tampoco pagarán el impuesto a la renta porque la propiedad en este caso, heredada, no es un ingreso ordinario.

La única excepción a esto, son las cuentas de jubilación heredadas, que están sujetas al impuesto sobre la renta a medida que se retiran los activos.