El bienestar de los hijos es un asunto que le preocupa a todo padre de familia. Es muy importante que se establezca quién podría tener la posible tutela del hijo. El mismo asunto puede surgir cuando se trata de algún pariente o conocido que tiene alguna discapacidad física o mental. En muchas instancias, esto se puede tratar de un familiar de la tercera edad que ya no goza del pleno uso de sus facultades mentales. Para esto, cada persona tiene que establecer el futuro de dicho ser querido, si es que algo le llega a pasar a sus cuidadores.

La tutela

En el estado de Florida, la tutela se determina como una decisión hecha por la corte para establecer quien se encargará del bienestar físico y/o económico de la persona incapacitada. La corte analiza esto tomando en cuenta si la persona puede tomar decisiones importantes por sí misma (enlace en inglés). Si la respuesta para esto es un ‘no’, entonces es obvio para la corte que se tiene que asignar la tutela a la persona. Sin embargo, primero se tiene que analizar si la persona cumple con los requisitos de la incapacidad. Una vez hecho esto, si cumple con los requisitos, se puede otorgar la tutela.

La incapacidad

Por un lado, cuando se trata de una persona con alguna discapacidad (enlace en inglés), la corte establece que es incapaz cuando dos médicos y un especialista son asignados por un juez para que hagan una serie de estudios y levanten un reporte sobre el estado físico y/o mental de la persona. Si cumple con ciertos requisitos establecidos por la corte, entonces se determinará que dicho sujeto es incapacitado y deberá de gozar de los derechos de una persona incapacitada.

Por otro lado, cuando se trata de un menor de edad, es mucho mas sencillo. Si el menor se ha quedado sin padres, tutores o guardianes, debido al abandono o la muerte, entonces la corte establecerá que los menores son incapaces y se les asignará la tutela.

Al final, la tutela es otorgada a una persona de confianza, que tenga el mejor interés para la persona incapacitada y que pueda ver por su bienestar a lo largo que la misma ley se lo permita.